Noticias

Las lesiones impidieron que el grande liga aragueño disputará gran cantidad de encuentros


¿Perjudicará el 2017 a Miguel Cabrera para el Salón de la Fama?

Texto por: Cortesia / MLB.com (Mark Simon)
Foto: Cortesia 
 
El miércoles, Jim Thome se unió a la exclusiva cofradía de peloteros que entraron al Salón de la Fama en su primera oportunidad, al recibir el 90% de los votos de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.


Pero hace 12 años, el puesto de Thome en Cooperstown estaba lejos de ser una garantía.

Thome, que tenía 430 jonrones en aquel momento momento, venía de una temporada inefectiva y plagada de lesiones a los 34 años de edad, un punto en el que no es inusual que los jugadores empiecen a decaer rápidamente.
 
Hay algunos puntos aquí que sirven para comparar la trayectoria de Thome con el de otro primera base laureado, el venezolano Miguel Cabrera.
 
Es necesario aclarar que es muy posible que para estas alturas ya Cabrera tenga asegurado su lugar en el Salón de la Fama. Por ejemplo, su WAR de 68.8 (versión Baseball-Reference) está apenas por debajo del total vitalicio de Thome (72.9). Y los Tigres probablemente no van a cambiar a Cabrera, dado que le quedan seis años y US$184 millones en su contrato actual.
 
Pero aun así, las similitudes entre ambos cañoneros impresionan. Además de los números de StatCast que demuestran que Cabrera sigue haciendo muy buen contacto, la comparación con Thome sugiere otra razón para ser optimista con respecto a un resurgir del oriundo de Maracay en el 2018.
 
Thome hasta los 33 años (2004): .410 OBP, .569 SLG, 423 HR, 152 OPS+
Cabrera hasta los 33 años (2016): .399 OBP, .562 SLG, 446 HR, 155 OPS+
 
Thome a los 34 años (2005): .360 OBP, .352 SLG, 85 OPS+ in 242 PA
Cabrera a los 34 años (2017): .329 OBP, .399 SLG, 92 OPS+ in 529 PA
 
La temporada 2004 de Thome fue abreviada por lesiones que lo dejaron fuera los últimos tres meses. Cabrera tuvo una estadía corta en la lista de incapacitados a finales de abril del 2017 debido a un tirón en la ingle derecha, y aunque jugó el resto de la temporada, lo hizo con una hernia discal en la espalda.
 
En otras palabras, ambos estuvieron disminuidos físicamente.
 
Y aunque queda por ver qué tan bien se recupera Cabrera - los problemas en la espalda para un jugador que cumplirá 35 años en abril no son cosa menor - Thome encontró un segundo aíre cuando los Filis lo cambiaron a los Medias Blancas.
 
En sus primeras dos temporadas en Chicago, el slugger bateó .282/.414/.581 con 77 jonrones, 8.6 WAR y un 153 de OPS+ que lo ubicaron séptimo en las Grandes Ligas (mínimo 1,000 viajes al plato), por detrás de Cabrera. Thome se mantuvo en la gran carpa por otros cinco años con seis equipos distintos, jugando hasta los 41 años y manteniendo un estelar OPS+ de 132 en ese lapso. Sumó otros 9 WAR y 105 jonrones, para finalizar con 612 jonrones y consolidar así sus argumentos al Salón de la Fama.
 
En ese sentido, Thome proporciona el mejor escenario posible para Cabrera, cuya caída en el 2017 fue estrepitosa.
 
Entre 2014 y 2016, el OPS+ de 157 que dejó Cabrera fue el tercero mejor entre los 117 peloteros que fueron a batear al menos 1,500 veces, sólo por detrás de Mike Trout y Joey Votto. La temporada pasada, su OPS+ de 92 fue el 118vo entre 144 toleteros, y su valor estuvo por debajo del nivel de reemplazo.
 
Ahora, uno de los más grandes bateadores de una generación deberá encontrar la forma de repuntar y convertir su búsqueda de 500 jonrones (le faltan 38) y 3,000 hits (está a 364) en una carrera corta y no en un maratón de muchos años.