Noticias

El novato ha tenido una gran temporada
Edward Olivares: “Cada sacrificio trae su recompensa”
06/11/2018
Prensa Tigres de Aragua Prensa Tigres de Aragua

Por Angel Marín | Foto: Prensa Tigres de Aragua

Los Tigres de Aragua iniciaron la temporada 2018-2019 con un grupo de jóvenes muy talentosos y entre ellos destaca el jardinero central de 22 años, Edward Olivares, quién poco a poco se ha dado a conocer en la LVBP.

Perteneciente a la organización de los Padres de San Diego, misma a la que llegó desde Toronto, conjunto con el qué firmó originalmente en 2014, en el cambio por Yangervis Solarte, es reconocido ente los mejores prospectos del conjunto californiano.

El patrullero viene de tener un gran año en Clase A con un promedio al bate de .277, producto de 147 hits en 541 turnos, con 12 cuadrangulares, además remolcó 62 carreras, conectó 25 dobles y 10 triples, sumado una buena velocidad que le hizo estafarse 21 almohadillas.

Nacido en Barlovento, estado Miranda, comenzó a practicar béisbol a una edad un poco tardía y aunque afirma que al principio no le atraía el deporte, con el tiempo le fue gustando. “Comencé a jugar a los 10 años y la verdad no me gustaba mucho, pero poco a poco empecé a tomarle cariño al deporte y con los días me empezó a gustar. Tengo que agradecer a todos esos entrenadores que estuvieron conmigo desde pequeño, ya que gracias a ellos estoy donde estoy”.

Para Olivares la familia es lo primero y asegura que la misma fue fundamental para que consiguiera el objetivo. “Mi madre y mi padre son mis pilares y la verdad gracias a ellos estoy donde estoy, le doy gracias a ellos y a Dios”.
Pocas personas conocen el sacrificio que debe tener los peloteros para lograr el tan ansiado premio que es la firma, así que Edward nos comentó un poco de esto. “La verdad que es muy fuerte todo el sacrificio que uno hace, tuve que salir de mi pueblo, con 13 años, estaba en una academia entrenando todos los días, mañana, tarde y noche y no veía mucho a mi familia, los veía cada mes o cada quince días, y eran solo dos días y debía regresar a la academia a entrenar, la verdad es muy duro el proceso para obtener la firma, pero cada sacrificio trae su recompensa”.

El joven jugador, siempre muestra buen carisma y educación para quienes tienen la oportunidad de conocerlo y asegura que la humildad es la base del éxito. "Quiero mantenerme humilde toda la vida, e intento serlo gracias a los valores que me enseñaron mis padres y mi familia, mi mamá siempre me enseño lo importante que es el valor de la humildad”.

El buen ambiente dentro del Club House de los Tigres es algo que se ve también dentro del terreno de juego, entre juegos y sobrenombres en el que destaca “El llorón” refiriéndose a Edward Olivares. “Eso fue por un juego en Caracas, que estaba alineado como primer bate y center field y estaba demorado por la lluvia y yo insistía que quería jugar y por eso me dicen así” expresó entre risas Olivares.

El joven jugador originalmente tiene cedido por su organización un permiso para sólo jugar un mes, lapso que está por acabarse pero dice que está en conversaciones para ser extendido. “Hasta ahora tengo permiso de jugar hasta finales de noviembre, pero estoy peleando por jugar la temporada completa, aún estoy esperando la respuesta del equipo”.

El jardinero ha disputado 16 encuentros con los Tigres en los que ha conectado 21 imparables en 60 turnos, un doble, un triple y par de cuadrangulares, con 10 carreras impulsadas y 10 anotadas, para dejar un línea ofensiva de .350/.418/.500, en su primera temporada y hasta el día de hoy es principal candidato al premio Novato del Año. “Me siento muy contento de usar el uniforme de los Tigres, quisiera estar aquí mucho tiempo, invito a la fanaticada que venga a apoyarnos que daremos todo para ser campeones”

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD